La grasa localizada: En la práctica

  

 "Grasa

Cuando esos kilos de más se acumulan extrañamente en un punto en especial del cuerpo, ésto hace creer erróneamente a la persona que no se trata de un problema alimentación, sino de una particular predisposición contra la cual no se puede luchar. Algunos adoptan estrategias bastante optimistas, como es la de hacer cientos de abdominales y la de usar fajas adelgazantes para bajar esa panza. 
En realidad, la estrategia para combatir la grasa localizada pasa por adelgazar en una primera fase y por el potenciamiento, en una segunda.

El adelgazamiento: la necesidad de esta fase se debe al hecho de que no es posible eliminar la grasa localizada de modo definitivo actuando solo localmente. 
Es, por tanto, muy optimista pensar que se puede adelgazar con una actividad física dirigida a los únicos puntos donde hay grasas o bien calentarlos,  masajearlos, etc. Si el sujeto tiene una zona de acumulación preferencial (la panza, supongamos), contrariamente a lo que se cree, tratar de eliminar las grasas localmente es una acción bastante inútil, más o menos como intentar vaciar el mar con un cubo.

Si ha decidido comenzar a ejercitarse PINCHE AQUÍ

En realidad, tanto una acción local (abdominales, masajes, etc.) como una general (una hora de ciclismo, natación o footing) sacarán la grasa de los depósitos (p.e. la panza), pero luego las calorías consumidas de más con la alimentación volverán al depósito de acumulación, o sea, a la panza. Si no se combina la actividad física con una dieta adecuada, los resultados desilucionarán mucho. Dicho de otro modo, para eliminar completamente la grasa local es necesario adelgazar hasta el punto de tener un IMC (índice de masa corporal) compatible con un cuerpo delgado.   
Esto significa, para gran parte de la población, tener un valor de 22 para el hombre y de 20 para la mujer. Por ejemplo, para una mujer con una altura de 160 cm, un peso de 51.2 kg, y, para un hombre de una altura de 175 cm, un peso de 67.4 kg.
En la primera fase, entonces, será necesario combinar el ejercicio físico, sobre todo aeróbico con un protocolo dietético que asegure una adelgazamiento saludable, pero constante y suficientemente rápido al mismo tiempo.

Si desea ver nuestras bicicletas PINCHE AQUÍ

El potenciamiento: Una vez que se han bajado los kilos de más, es común encontrarse ahora frente a otro problema: la grasa se ha ido pero la piel, que antes debía contenerla no se ha marchado con la grasa y ahora resulta excesiva; producendo así un efecto poco estético. A diferencia de las personas muy obesas, que han perdido decenas de kilogramos y para las cuales la única salida es la cirugía; en personas que han perdido unos pocos kilos de grasa localizada la mejor solución pasa por volver a llenar el espacio liberado, pero esta vez no con grasas sino con músculos. Incluso con una actividad física intensa aunque gradual  se pueden obtener magníficos resultados en unas pocas semanas.
Especialmente en las mujeres, en algunos casos una vida sedentaria precedente y de larga duración ha vuelto parcialmente  irreversible la situación (entonces se le llama a ésto en un modo un poco impropio: ‘celulitis’) y para resolverla completamente es necesaria la adopción de técnicas médicas.


La grasa localizada

 

La grasa localizada es una condición muy común en las personas que tienen algunos kilos de más.
De hecho, un importante porcentaje de los que comienzan a practicar deporte lo hacen con el objetivo excluyente de eliminar la adiposidad localizada. No por nada se usa la llamada "prueba del traje de baño" que muestra esos pequeños defectos de sobrepeso limitados a partes bien localizadas del cuerpo.

Máquina para hacer abdominales de forma divertida. Elimina los michelines con la Fassi AB Coaster. Pincha aquí

Esencialmente el sobrepeso se evidencia en dos formas distintas:

· Generalizado: La grasa se distribuye de modo uniforme en todo el cuerpo, también en los músculos. El sujeto se ve fuerte y robusto porque la grasa hincha los músculos (que bajo un microscopio se verían llenos de gotas de grasa, exactamente como los mejores y más suaves jamones).

· Localizado: El organismo tiene regiones preferenciales de acumulación (abdomen en los hombres; en los costados del cuerpo, para las mujeres). Todas las calorías de más consumidas junto a los lípidos necesarias para satisfacer las propias necesidades corporales terminan ubicadas siempre en la misma zona del cuerpo.

La grasa generalizada es típica en los jóvenes o en las personas que hacen mucho deporte (sobre todo de alta intensidad). Es muy común encontrar a deportistas con sobrepeso que se creen delgados simplemente porque el exceso de grasa corporal está distribuido de manera más uniforme.
La grasa localizada está causada por una predisposición genética, por un nivel bajo de actividad física y por un alto porcentaje de masa grasosa; y es muy común en personas de más de treita años, especialmente en personas sedentarias.

 

En la teoría

"Grasa

Nuestro organismo puede almacenar grasas de diferentes maneras según las características individuales. Los factores más importantes que determinan la localización de las grasas son el sexo y cuán sedentario es el sujeto; también, claro está, la cantidad de grasa en exceso (la localización comienza unicamente a partir de la superación de determinados valores de sobrepeso).
En el caso de las mujeres, la figura resultante es la de "una pera", con las grasas localizadas en los muslos; en cambio, los hombres asumen la figura de "una manzana" con las grasas ubicadas en la panza. Por otra parte, este último caso se asocia a un mayor riesgo cardiovascular.

 

La grasa localizada se asocia por lo común a valores más altos de los triglicéridos, de la glicemia y de la presión arterial.
La edad juega un papel muy importante ya que las modificaciones hormonales (disminución de los estrógenos en las mujeres y de la testosterona en los hombres) y el aumento de la resistencia a la insulina favorecen la acumulación localizada de las grasas.
Si se es sedentario, las grasas se acumularán de forma más localizada; mientras que haciendo deporte regularmente tenderán a distribuirse de modo más uniforme.

 

Dieta Mediterránea: pincha aqui para conocer las pautas de una buena alimentación.