Los Biorritmos: qué son y para qué sirven

Disciplina en los ciclos de la vida

 

 

"Ciclos

Los biorritmos son una disciplina a caballo entre biología y psicología, desarrollada en la vieja Viena de fines de 1800 para atender a la necesidad de que el hombre tenga un buen conocimiento de sí mismo.

Estos se basan en una búsqueda de ritmos periódicos de la vida que ha llevado a la conclusión de que todo nuestro tiempo está regulado por ciclos fijos que se suceden y se combinan entre ellos. Estos ciclos consisten en una fase de “descarga”, que determina una liberación de energía y una fase de “carga” en la cual la energía se regenera.

El conocimiento de la propia situación biorrítmica puede ayudar a evitar riesgos o a programar mejor la vida. Los biorritmos pueden ser consultados para poseer la conciencia de las propias fuerzas y programar particulares actividades en momentos mayormente favorables. A evitar trabajos que requieren esfuerzos de grandes energías en períodos de fases desfavorables y reservarlos para los días en los cuales los biorritmos entran en fase alta o en el caso en el que no sean evitables, compensar con un aumento de los tiempos de reposo aquellos esfuerzos que en las fases bajas son desempeñados con un costo mayor de energía vital.

Cualquier cosa que observemos, está expuesta a mutaciones que se repiten con procesos cíclicos. El día y la noche, las estaciones, las mareas y todas las otras manifestaciones no son que ejemplos de estos ritmos y de su sucesión. La estructura de los ritmos fisiológicos del hombre, no son que ulteriores ejemplos de estos procesos. Así como a la noche sigue el día, como al sueño sigue el despertar, a la fase de receptividad de los ciclos biorrítmicos sigue una fase de actividad: en perfecta alternación.

 

¡PLATAFORMA VIBRATORIA VERTICAL VIBROSPORT & WELLNESS VIBRO COACH. PINCHA AQUÍ!

 

Actualmente son considerados tres ciclos denominados biorritmos y subdivididos en ciclo físico, ciclo emocional y ciclo intelectual.
Para conseguir poseer una visión inmediata de esta fase, se han intentado varios métodos de representación gráfica. Actualmente la fórmula que prevalece es aquella de una representación sinusoidal de los períodos, a la manera de las ilustraciones astronómicas de las fases lunares: una sinusoide alterna curvas altas y curvas bajas atravesando más veces una línea que reproduce el transcurso del tiempo. La curva alta simboliza la fase alta, o sea aquella positiva y favorable de actividad y de descarga de la energía. Estos son los momentos de forma óptima, cuando cualquier cosa sale mejor, más naturalmente y con menor fatiga. La curva baja indica la fase negativa y pasiva de la recarga. Es cuando el cuerpo se reposa para procurarse nueva energía y las actividades disminuyen porque necesitan de mayor esfuerzo. Este método pone además de relieve los puntos de intersección con la línea del tiempo evidenciando así los días de pasaje denominados críticos.
Se definen críticos los días sucesivos a la conclusión de la fase alta, que representa al mismo tiempo el inicio de la baja y el día cero, conclusión de la fase baja y también inicio de aquella alta.
Estos representan los períodos de crisis y de menor fuerza interna. En estos días se esta tendencialmente más expuesto a las enfermedades, a variaciones de humor, se esta mayormente inquietos, desesperados y menos concentrados.

EL CICLO FÍSICO
El ciclo físico tiene una duración de 23 días y es también llamado ciclo masculino.

EL CICLO EMOCIONAL
El ciclo emocional, inicialmente denominado ciclo femenino, tiene una duración de 28 días.

EL CICLO INTELECTUAL
El ciclo intelectual o ciclo del pensamiento tiene una duración de 33 días.

Los días críticos del ciclo físico son más importantes para personas que desarrollan trabajos pesados, para personas afectadas por enfermedades o que desarrollan una actividad de riesgo. En aquellos días es desaconsejable hacer actividades que requieran particular empeño de tipo físico o exponerse a intervenciones quirúrgicas porque el riesgo de complicaciones post-operatorias es más alto.

Los días críticos del ciclo emotivo son importantes para personas que desarrollan trabajos de gran responsabilidad, para enamorados y personas bajo estrés emocional. La forma emotiva reviste particular importancia en fase de convalecencia.

Los días críticos del ciclo intelectual son determinantes para personas creativas, para quien debe sostener exámenes, para quien debe tomar decisiones. En los días críticos del ciclo intelectual disminuye la capacidad de observación, se alargan los tiempos de reacción y se vuelve lenta la concentración. Son por lo tanto días de riesgo para accidentes causados por distracción. La distinta incidencia de las fases, o sea cuando sus efectos pueden ser determinados, dependen también de la forma física, psíquica e intelectual y de los diversos períodos de la vida. La misma persona sentirá de manera distinta la diferencia entre el punto más alto y aquel más bajo en relación a estos otros factores. De cualquier manera, no se debe olvidar que los biorritmos no son un horóscopo: el conocimiento de la situación biorrítmica puede ayudarnos a evitar riesgos o a programar para mejorar la vida. Seguramente no nos dirá ni nos asegurará nada más.