Desordenes alimenticios: anorexia y bulimia

alteraciones en relación con el alimento y el propio cuerpo

Los desordenes del comportamiento alimenticio (DCA) están constituidos por un conjunto de patologías cada vez más difundidas como la anorexia y la bulimia.

El término DCA usualmente se refiere a un desorden o molestia caracterizados por una alterada relación con el alimento y con el propio cuerpo.

Los desordenes alimenticios, de los cuales anorexia y bulimia son las manifestaciones más notorias y frecuentes, comprenden otros síndromes clínicos por los cuales es extremadamente difícil establecer confines:

 * el Binge Eating-Disorder o síndrome de alimentación compulsiva

 * las molestias del comportamiento alimenticio  no especificadas de otra manera.

La mortalidad de tales patologías es muy elevada respecto a la mortalidad esperada por la población de edad similar; se habla de una tasa de mortalidad que varía entre el 5.9% hasta el 8.4%.
 
Los desórdenes del comportamiento alimenticio se manifientan en personas de diversa edad, sexo, proveniencia social, pero son usualmente más comunes en la fase de edad comprendida entre los 15 y los 25 años y, además, 9 enfermos sobre 10 son mujeres.

Según la American Psychiatric Association, son la primera causa de muerte por enfermedad mental en los países occidentales. La enfermedad es muy compleja, y es el resultado del entrecruce de varios factores biológicos, genéticos, ambientales, sociales, psicológicos y psiquiátricos, ligados a una excesiva consideración de la propia forma física, del propio peso y cuerpo y una necesidad de establecer un control constante sobre este.

Los factores predisponibles pueden ser una historia de sobrepeso y de dietas en edad infantil, algunas enfermedades crónicas, entre las características psicológicas se pueden listar lineamentos obsesivos de personalidad, perfeccionismo patológico y rechazo del propio cuerpo, entre otros.

 La anorexia y la bulimia pueden depender también de situaciones graves como violencia sexual, dramas familiares, comportamientos abusivos de parte de familiares o de personas externas.