Piel sana y luminosa

La piel es el órgano que protege nuestros músculos y los otros órganos de nuestro cuerpo y es el más fino y extenso.

Tiene varias funciones:

– recubrir y proteger los órganos;
– realiza una acción termoreguladora;
– recibe los estímulos externos.

Anatómicamente está dividida en tres capas:

 

 "Piel

Hipodermis: es la capa más profunda y tiene la función de aislar y aportar energía. En su interior se originan los folículos y las glándulas sudoríparas.

Dermis: es la capa intermedia, rica en vasos linfáticos y vasos sanguíneos. Contiene elastina y colágeno que aportan firmeza y elasticidad a la piel. El colágeno es una proteina del tejido conjuntivo que da a la piel espesor, consistencia y densidad. Como todas las sustancias presentes en el cuerpo humano esta proteina sufre una disminución a causa del desgaste y es por este deterioro que aparecen las arrugas y la piel se vuelve más delgada y débil.
 
Epidermis: es la capa más superficial. Está compuesta por queratina, una molécula resistente que funciona como barrera entre el interior y el exterior, evitando, entre otras cosas, la dispersión del agua.

A partir de los 30 años los efectos del tiempo comienzan a aparecen sobre el rostro: el recambio celular y la producción de sebo (la grasa que protege y lubrifica la piel) disminuyen naturalmente creando, por ejemplo, falta de hidratación, las primeras arrugas y piel flácida.
Muy importante es la prevención a través de tratamientos cosméticos dirigidos y la modificación del estilo de vida.

¡ELECTROESTIMULADOR GLOBUS ELITE. PINCHA AQUÍ!