Incontinencia y deporte

Un entrenamiento físico intenso, si no es cuidadoso y equilibrado, puede acarrear problemas de incontinencia urinaria.

La molestia resulta evidente en los deportistas que practican entrenamientos estresantes: los saltos y los esfuerzos efectuados crean bruscos incrementos de la presión abdominal que pueden causar grandes o pequeñas pérdidas de orina. La actividad física particularmente intensa, en la zona del diafragma y de los músculos abdominales, puede, de hecho, acentuar los síntomas del problema.

¡Electroestimulador Globus Genesy 500 Pro. Pincha aquí!

  

 ""

Según los expertos, el fenómeno puede ser limitado con correctas maniobras y ejercicios adaptados para reequilibrar el equilibrio muscular. Cualquier ejercicio físico, conlleva repercusiones de variada medida sobre la actividad de los músculos abdominales, del diafragma y del suelo pélvico: los consecuentes incrementos bruscos de la presión abdominal pueden aumentar la manifestación del fenómeno de la incontinencia urinaria por el esfuerzo.

Mayor es el esfuerzo a el cual esta expuesto el atleta, mayor es el peligro que los músculos pélvicos sean insuficientes para contrabalancear el esfuerzo soportando la acción de los esfinteres de la uretra; puede por lo tanto en estas condiciones manifestarse una pérdida de orina. El consejo de la Fundación es por lo tanto, cuando se realizan ejercicios físicos de particular entidad, prestar atención y de entrenar también el área muscular del suelo pélvico; estos músculos, de hecho, desarrollan una función ya sea de soporte a las vísceras pélvicas (vejiga , útero y ampolla rectal) sea de continencia urinaria y anal.

En la mayoría de los casos, en cambio, los atletas descuidan estos ejercicios ya que no son funcionales a la competición deportiva misma. Concretamente sería oportuno practicar ejercicios puntuales para los músculos del suelo pélvico, posiblemente con una consulta médica inicial: no siempre es fácil entender por si mismo cuales son estos músculos, donde se encuentran y cómo utilizarlos. Algunos estudios, de hecho, han demostrado que cerca del 30% de las mujeres que se han ejercitado lo han hecho de manera equivocada contrayendo los músculos de los glúteos y de los muslos.

¡Electroestimulador Schwa Medico Urostim-2. Pincha aquí!

 ""

  

Para prevenir, pero también para poder proseguir la actividad física cuando se presenten los síntomas de incontinencia, es, de hecho, fundamental conocer el suelo pélvico, donde se encuentra exactamente y como funciona. Es importante aprender a activar el suelo pélvico cuando sea necesario, pero a la vez, es importante una correcta dinámica respiratoria aprendiendo a no contener el aliento durante los ejercicios y si a coordinar los mismos con las fases del respiro.

Para continuar ejercitando el propio deporte, mientras se buscan y se ejecutan las soluciones más oportunas (según las situaciones, la incontinencia puede tener indicaciones rehabilitativas, farmacológicas, quirúrgicas), se puede de cualquier modo ayudar con los auxilios absorbentes específicos, estudiados para contrarrestar las pequeñas pérdidas urinarias más eficazmente y con mayor discreción respecto a los absorbentes tradicionales.