Frecuencia de entrenamiento de los abdominales.

Frecuencia de entrenamiento de los abdominales.

La frecuencia se caracteriza por una recuperación bastante rápida y por lo tanto, es fácil sentirse capaz de hacer un entrenamiento que aumente la frecuencia, pero, de hecho, deben ser entrenados como todos los otros músculos; estableciendo tiempos de recuperación siguiendo la teoría de la supercompensación para evitar un entrenamiento excesivo. Como para todos los demás músculos hay que modular las cargas aplicadas y dar nuevos estímulos para mantener un desarrollo constante, incrementando así el número de repeticiones o de los sets en base al propio nivel de entrenamiento.

El número de las repeticiones no debería superar las 25 para la masa muscular, en cambio, para tonificar y desarrollar la resistencia muscular se puede superar este número, claro que debe tratarse de un aumento progresivo y gradual basado sobre las características físicas y sobre el grado de preparación individual; resulta pues de fundamental importancia consultar a personal calificado para obtener los mejores resultados con toda seguridad. Y para obtener los mejores resultados en una sesión de entrenamiento es muy importante realizar una respiración correcta, inspirando durante el movimiento y exhalando durante la fase de la contracción. Para maximizar también la acción sobre el transverso del abdomen hay que forzar la expulsión del aire durante la fase de máxima contracción.

El entrenamiento de los abdominales oblicuos se realiza por medio de una rotación en la fase de contracción, la misma consiste en acercar el hombro hacia la rodilla del lado contrario (pero sin esforzarse demasiado). La ejecución adecuada del movimiento es fundamental. Controlar la contracción, efectuar movimientos lentos y no bruscos, tratar de mantener una contracción constante durante todo el set; los músculos abdominales se recuperan muy rápidamente, por lo tanto, un error mínimo puede influenciar negativamente la intensidad del entrenamiento.

Añadamos además que la acción de los músculos abdominales oblicuos estabiliza la columna vertebral y la contracción del músculo transverso limita la compresión de los discos intervertebrales lumbares, dos funciones que son de suma importancia para proteger la columna durante la actividad física , especialmente en el Body Building, en el que la columna vertebral está particularmente sujeta a cargas de compresión.