Envejecimiento
vaginal

Para una mujer, los cambios de la vejez involucran niveles hormonales, cambios físicos en todo el aparato reproductor femenino, envejecimiento vaginal, y cambios psicológicos. Dichos cambios se producen en la intrincada relación entre las hormonas ováricas y las que son producidas por la hipófisis (en el cerebro).

Con el  paso de los años, la pérdida de sustancia y elasticidad en la estructura vulvar puede convertirse en una preocupación estética. Pueden estar involucrados el labio mayor, la región púbica y la parte interna de los glúteos.

Existe una intervención quirúrgica de lifting que permite retirar el exceso de piel.  Los procedimientos para aumentar el tamaño, permiten devolver el volumen por medio de inyecciones de sustancias de relleno permanentes o semi-permanentes.
También, se han comenzado a aplicar técnicas con hilos tensores en la zona perivulvar. Se introducen hilos elásticos absorbibles a través de una punción con el fin de levantar los tejidos. Esta técnica no deja cicatriz alguna.  Este método va a necesitar varios años más de evaluación antes de obtener información sobre los resultados a largo plazo y niveles de satisfacción.

También existen tratamientos de rejuvenecimiento del tejido a través de láser de infrarrojos.

La menopausia es una parte normal del proceso de envejecimiento de la mujer, pues los ovarios detienen la liberación de óvulos y los períodos menstruales cesan, proceso que la mayoría de las mujeres experimentan alrededor de los 50 años de edad, aunque se puede presentar antes de los 40 años en el 8% de las mujeres. A menudo, antes de la menopausia, los ciclos menstruales se vuelven irregulares.

Los ovarios se vuelven menos sensibles a la estimulación de la hormona foliculoestimulante (FSHFSH) y la hormona luteinizante (LHLH). Para tratar de compensar esa disminución en la respuesta, el organismo produce más de estas hormonas estimulantes de ovarios durante un período de tiempo, pero su nivel disminuye finalmente.

Las hormonas producidas por los ovarios abarcan las diversas formas de estrógeno (incluyendo el estradiol), progesterona y andrógenos (incluyendo la testosterona). Estas hormonas también disminuirán alrededor de la época de la menopausia. Los ovarios continúan produciendo pequeñas cantidades de testosterona y algo de estrógeno. Las hormonas producidas por la hipófisis también disminuyen.

Dado que disminuyen los niveles hormonales, se presentan cambios en todo el sistema reproductor. Las paredes vaginales se vuelven menos elásticas, menos rígidas y más delgadas. La vagina se vuelve más pequeña. Las secreciones se vuelven escasas y acuosas. El tejido genital externo se disminuye y se adelgaza (atrofia de los labios).

Tanto en los hombres como en las mujeres, los cambios en el aparato reproductor están estrechamente relacionados con los cambios en el sistema urinario.

Para ayudar a la vida sexual de la mujer que está pasando por estos cambios hormonales, existe un láser de aplicación personal llamado LadyLaser que con su acción bioestimulante mantiene activa las muscosas y ayudando en el rejuvenecimiento del tejido vaginal mejora las relaciones sexuales y aumenta la posibilidad de tener orgasmos.

 

Más información sobre LadyLaser