El Helado

Una merienda sana y sabrosa para su hijo

"El Para el bienestar de nuestros hijos, la alimentación – junto a una adecuada actividad física – juega un rol fundamental. Con este propósito es bueno saber que deberemos proporcionar a nuestros niños cinco comidas al día: el desayuno, un tentempié a media mañana, el almuerzo, la merienda y la cena. En otras palabras: además de las tres comidas principales, también los tentempié o refrigerios a media mañana y media tarde son muy importantes, ya que contribuyen a combatir el sobrepeso y la obesidad.

¿Por qué motivo?

Según Bianca Maria Vecchio, experta en nutrición para el Wellness Team de Nestlé Italia. “Los tentempié cuentan con el objetivo de garantizar a nuestro organismo un pequeño abastecimiento de energía, que deberá corresponder al 5-10% del aporte calórico diario aproximadamente: de esta manera evitaremos llegar demasiado hambrientos a la comida sucesiva, con el riesgo de comer en modo excesivo.

“Para comprender aún mejor la importancia del tentempié, buscamos comprender cómo está regulada la sensación del hambre: esto se advierte cuando el volumen del estómago se reduce luego del vaciamiento gástrico; además, la sensación de hambre se percibe aún cuando el nivel de glucosa en la sangre desciende por debajo del valor de 90 mg/dl. En este caso, el cerebro – cuyo “carburante” principal es justamente la glucosa – advierte la reducción de la glucemia y activa el centro del hambre.”

Consumir un tentempié ligero permite por lo tanto al estómago de no vaciarse totalmente y mantener la concentración de la glucosa en la sangre por encima de los niveles críticos”.

Pruebe la Bicicleta estática Kettler Paso 309 R ! PINCHE AQUÍ

 

 

Dicho esto, es necesario subrayar que – desde el punto de vista del aporte calórico – el tentempié no puede sustituir a una comida principal: recordemos que el desayuno debería aportar el 15% de las calorías totales y el almuerzo y la cena el 30-40%”.

¿Cuál es la merienda ideal que podemos dar a nuestros hijos?

“Antes que nada, es bueno saber que – con excepción del caso de alergias o intolerancias alimenticias- no existen comidas permitidas y comidas prohibidas. Todos los alimentos pueden ser introducidos en la dieta de nuestros hijos, con el pacto de modular con inteligencia las porciones según el tipo de alimento.”

“Con la llegada del verano, el helado es una solución sabrosa y sana para la merienda de nuestros hijos. Es de hecho una óptima fuente de azúcares simples: en otras palabras, energía de utilización inmediata para el cerebro. Ante las altas temperaturas del verano, el helado cuenta, además, con laventaja de disminuir la temperatura corporal.”

Convencida de la importancia del concepto de porción, en relación a cada alimento especifico, Nestlé ha preparado helados monoporción para niños que proporcionen aproximadamente 100 kcal por ración: o sea entre el 5-10% de un aporte calórico diario de 1700 kcal que podemos considerar medio-bajo, sobretodo para los chicos más grandes. He aquí porque nuestros helados pueden ser dados con tranquilidad también a los niños celíacos”, concluye Bianca María Vecchio.