Dieta de la zona: Reflexiones finales

 

 "Frutas"

 

Hasta ahora nos hemos ocupado de los macronutrientes, pero nuestro organismo, además de proteínas, grasas y carbohidratos, requiere también de los denominados micronutrientes, o sea, de vitaminas, minerales y de coenzimas (o factores enzimáticos).

Siguiendo este tipo de dieta, nos damos cuenta rápidamente que todos los alimentos que se consideran beneficiosos resultan ser ricos en micronutrientes; de esto se desprende que eventuales integraciones son innecesarias, a excepción de la vitamina E, y, en el caso de una actividad física de duración prolongada, muy intensa y llevada a cabo en ambientes húmedos y con altas temperaturas.

 

Beneficios que se derivan de ‘la zona’:

· una reducción del exceso de adiposidad;
· una mejora en el rendimiento atlético;
· un aumento más rápido de la masa muscular;
· una acción positiva sobre el sistema inmunitario;
· efectos beneficiosos sobre enfermedades como: la diabetes, la hipertensión, la hipercolesterolemia, la arterosclerosis, las inflamaciones en general.

Todo esto, basado en el perfecto equilibrio hormonal que se debería obtener siguiendo este régimen alimenticio.
Los primeros resultados se harán perceptibles ya a partir de los 20 días; sin embargo, es de importancia fundamental seguir rigurosamente las reglas. Los efectos pueden amplificarse asociando a la dieta una actividad física deportiva adecuada y constante.
En todo caso, antes de modificar la propia alimentación, siempre es mejor pedir el consejo del médico, especialmente si se toman medicamentos con regularidad.