¿Cómo funciona la plataforma vibratoria?

"Globus

Hoy, el problema de todos es la constante falta de tiempo, que a menudo, no nos permite encontrar al menos tres horas a la semana para nuestra propia forma física.

 

La idea básica que ha impulsado a la construcción de las plataformas vibratorias (o como algunos definen la plataforma vibratoria vertical) y su suceso en el mercado ha sido aquel de sustituir o remplazar completamente (depende de la edad y de una serie de condiciones del paciente) la normal actividad física, mejorando la musculatura, reduciendo la grasa y por lo tanto favoreciendo el adelgazamiento, todo en menor tiempo.

 

La vibración controlada de las plataformas vibratorias verticales crea contracciones y descontracciones involuntarias a nivel muscular y neurológico. En una normal actividad atlética logramos contraer y descontraer los músculos a una velocidad máxima de 5-6 por segundo, depende del entrenamiento y tipo de fibras y todo esto de modo voluntario.

 

Con la plataforma vibratoria nuestros músculos se contraen y descontraen 20-50 veces por segundo, una velocidad imposible de obtener a cuerpo suelto. La cosa interesante es que estando sobre la plataforma vibratoria no se percibe el trabajo desarrollado, pero con fines prácticos se pueden ver los resultados ya desde las primeras sesiones.

 

Los beneficios dados por las plataformas vibratorias no estan sólo ligados al trabajo muscular desempeñado, sino también por la liberación de algunas hormonas segregadas en modo natural por nuestro cuerpo.