Publicado el

Cirugía vaginal

La cirugía vaginal suele aplicarse en mujeres que se encuentran con algunos de los siguientes problemas en el órgano genital:

 

  • labios menores muy largos
  • insatisfacción por la estética de su órgano genital
  • molestias con la ropa interior debido al tamaño de los labios
  • flacidez vaginal
  • disminución de la sensibilidad durante las relaciones sexuales
  • aumento de la amplitud vaginal, con lo cual pérdida de calidad durante las relaciones sexuales
  • partos que han dejado secuelas en el órgano genital

 

Para que la vagina vuelva a ser más estrecha y así la paciente puede recuperar el placer sexual, el cirujano realiza dentro de la misma dos incisiones paralelas que la recorren longitudinalmente desde el introito hacia el interior.

Si la flacidez es leve, solamente recorta y quita una franja longitudinal de tejido mucoso, y sutura para unir los bordes resultantes entre si.

En cambio, si la flacidez es importante, realiza una plicatura (pliegue) de los músculos que quedan expuestos a través de las mismas incisiones realizadas en la mucosa.

Esta parte del procedimiento se parece mucho a las “pinzas” que se le hacen a una prenda de vestir que resulta grande.

De esta manera los músculos vaginales adquieren una mayor tensión y capacidad de contención.

 

La intervención puede tener algunas complicaciones como la aparición de seromas.

En el caso de las pacientes que luego de la cirugía vaginal han vuelto a parir, se suelen perder los beneficios obtenidos. Con los cual es mejor efectuar la intervención una vez que se haya decidido no tener más partos.

La cirugía vaginal, normalmente se lleva a cabo inmediatamente después de terminada la menstruación de manera de que, cuando llegue la siguiente regla, el tejido esté lo más cicatrizado posible.

Las relaciones sexuales suelen retomarse pasadas las 3 semanas de la operación, aunque se ha de esperar la confirmación del médico para ello.

 

Existen además otros tipos de intervenciones que se pueden llevar a cavo con la cirugía vaginal como, además de la reducción de los labios menores con otras técnicas de cirugía, también el aumento de los labios mayores, la liposucción del monte de venus, pubis, y la rehabilitación del suelo pélvico.

 

Para combatir algunas de las molestias femeninas que se desarrollan con el paso del tiempo existe un producto de uso personal que ayuda a mejorar las relaciones sexuales: LadyLaser