Estás en: // Home Page  /  Artículos de Fitness  /  Actividad anaeróbica, aeróbica, y el concepto de 'umbral'
Vuelve atrás


 Actividad anaeróbica, aeróbica, y el concepto de 'umbral'

Cuando se practica un ejercicio, al principio el músculo utiliza las fuentes energéticas propias (ATP y CP), las cuales no necesitan oxígeno para la combustión. Este sistema energético se denomina ‘anaeróbico’ y tiene una autonomía de unos pocos segundos. Si la intensidad del ejercicio es tal como para permitir un trabajo extendido en el tiempo, como en la carrera lenta, el ciclismo de carretera, el esquí, o la natación de larga distancia, etc., entonces se pone en marcha el sistema ‘aeróbico’, el cual permite la utilización de sustancias energéticas (azúcares y grasas) cuya combustión conlleva el consumo de oxígeno, que es conducido a los músculos a través de las arterias. Sin embargo, esiste una condición especial en la que la actividad aeróbica puede convertirse en anaeróbica si se supera el denominado ‘umbral anaeróbico’.

 Ejercicios en el gimnasio

Pongamos el caso de un principiante que está recorriendo sin dificultad un tramo de terreno plano en bicicleta, con buen ritmo, sin hacer un esfuerzo excesivo, con una frecuencia cardíaca de unos 120-130 pulsaciones por minuto (actividad aeróbica). En un determinado momento debe afrontar una subida en el terreno. Dentro de un momento comenzará a notar los primeros signos de cansancio: aceleración del ritmo cardíaco y de la frecuencia respiratoria, sensación de pesadez y ardor muscular en las piernas. Los síntomas son los mismos que en un ejercicio ‘anaeróbico lactácido’, llamado así por la presencia en los músculos de ácido láctico, derivado de los procesos químicos de la contracción muscular. De hecho, cuando crecen las pulsaciones, la sangre circula velozmente y vuelve la ósmosis cada vez más difícil. Un ejercicio aeróbico puede ser intensificado hasta utilizar la máxima cantidad de oxígeno que el organismo pone a disposición para el músculo (VO2 Max). Más allá de este límite, cuando comienza a faltar oxígeno, se ponen en marcha los mecanismos anaeróbicos, con el consiguiente aumento de ácido láctico y de la ‘carencia de oxígeno’.

El equilibrio se reestablecerá después de la recuperación y los jadeos disminuirán a medida que esta carencia de oxígeno sea compensada. El máximo consumo de oxígeno (VO2 Max) depende de la intensidad del entrenamiento. Unicamente atletas de alto nivel son capaces de consumir cantidades cercanas al cien por cien del VO2 Max. Aunque un atleta profesional debe trabajar  mucho antes de superar el umbral anaeróbico, en el caso de un principiante será suficiente incrementar un poco la intensidad del entrenamiento para comenzar a tener carencia de oxígeno. Durante la subida que afronta nuestro ciclista principiante se verifica pues un pasaje de la actividad aeróbica a aquella anaeróbica con ácido láctico, en el momento en el cual se supera el umbral anaeróbico. A partir de este momento el ejercicio se convierte en algo similar al que lleva a cabo un físico culturista al hacer pesas. También en medio de la intensidad de una lección de gimnasia a cuerpo libre, luego de los saltos, las flexiones, las elongaciones, etc., el pobre principiante, con el corazón subido a la garganta, se esfuerza en mantener el paso. Al final estará tan cansado que su intención de hacer un entrenamiento aeróbico fácil y de carga natural será solo una ilusión.


Le ha gustado este artculo? Comprtalo!:

Comparte este Artculo en Facebook   Aadir a Google Bookmarks   Comparte este Artculo en Twitter

Categoras Relacionadas
Accesorios Fitness
Accesorios fitness