Estás en: // Home Page  /  Artículos de Salud  /  Piel sensible
Vuelve atrás


 Piel sensible

Suavidad y protección son necesarias

piel sensibleLa piel sensible, generalmente frágil y sutil, es extremadamente delicada y debe ser atendida con suavidad y particular cuidado. Este tipo de piel, por cierto, se irrita y enrojece con facilidad en diversas situaciones y por causa de no pocos factores: calor, frío, smog, viento, sol, radiaciones UV, ambientes secos o demasiado húmedos, cloro, sal, cambios de temperatura, cosméticos agresivos son causa de irritaciones y enrojecimientos sobre el rostro.

 


En todas las estaciones la epidermis sensible esta expuesta a la acción nociva de agentes externos y es a menudo enrojecida y sujeta a imperfecciones. El enrojecimiento se localiza sobre las mejillas, pero puede extenderse también a la nariz y a otras áreas del rostro; es seguramente un desagradable  efecto y puede ser causa de malestar y verguenza. La piel delicada, además, se agrieta con facilidad, esta más expuesta a la formación de arrugas con la expresión y pone en evidencia el mínimo desequilibrio interno, desde el stress a la falta de la justa cantidad de líquidos.

 

Ultrasonido Globus LipoZero 3000. Pinche AQUÍ

 

Por todos estos motivos es importante cuidarse el máximo posible, utilizando productos delicados, suvizantes y nutrientes, que respeten la epidermis sin agredirla; pero es también fundamental no olvidar los consejo útiles para contrarestar el surgimiento de arrugas y la difusión del enrojecimiento. Si su piel es frágil y delicada, si quiere protejerla mejor y salvaguardar su belleza, ¡no se pierda estos sabios consejos!

 

¿Su piel esta siempre agrietada, enrojecida, imperfecta y ya ha probado con algunos productos en venta, confiando en un milagro que nunca ha sucedido? Lamentablemente, debe resignarse: para cuidar la piel delicada no bastan las cremas, fluidos y tónicos específicos, pero es importante seguir algunas reglas de vida.

 

Una mirada a la alimentación

Como primera cosa, evite comidas y bebidas hiervientes, y trate de ingerir alcohol y café en cantidades moderadas, porque son vaso dilatantes y aumentan el flujo sanguineo. Busque también de comer alimentos que no hagan pesada la digestión, evitando en particular las comidas fritas, azúcares y carbohidratos en dosis excesivas y comidas demasiado elaboradas.
Trate de comer mucha fruta: mirtilos, frambuesas, fresas y moras son aleados de la piel y ayudan a contrarestar el enrojecimiento. También los cítricos son óptimos, gracias a la abundancia de vitaminas que aportan al organismo: via libre, por lo tanto, a limones, naranjas, pomelos y mandarinas; beba también mucha agua.

 

Ultrasonido/cavitación Globus LipoZero G150 ¡Pinche AQUÍ!

 

Cómo proteger la piel externamente y qué productos utilizar

Limpie la piel cotidianamente con productos delicados y suavizantes, prefiriendo la crema limpiadora a las fórmulas en mousse o gel, y no olvidar de hidratarla y nutrirla con regularidad. Prefiera productos a base de oligoelementos, alantoina, aloe vera y sales minerales, sustancias beneficiosas para la piel irritada.

El agua termal para vaporizar sobre el rostro puede dar alivio en presencia de enrojecimientos difundidos. Un par de veces a la semana aplicar una máscara descongestionante y suavizante, y cada quince dias proceda con una ligera y delicada exfoliación. Compre cosméticos de buena calidad, teniendo cuidado al elegir los hipoalergénicos. Los productos sin perfume son particularmente indicados para las pieles delicadas, porque a menudo es justamente el perfume el que causa; irritaciones.



Tenga también particular cuidado con los rayos solares: su piel, sobretodo en verano en el mar o en la montaña en invierno, necesita un filtro solar de alta protección, que debe ser renovado a menudo.

Un habito óptimo para adoptar es aquel de sobreponer a la crema habitual una crema solar, con un delicado masaje, cada día, también cuando se va a la escuela o al trabajo. ¿Una cómoda alternativa, óptima para las media estaciones? Pruebe utilizar una crema hidratante con filtro solar incorporado o algunas cremas específicas que se puedan adquirir en farmacias. ¡Acostúmbrese a usarla cada día, y el sol no logrará ya dañar su piel como antes!

 

Le recomendamos, no dude de dirigirse a un dermatólogo si su piel esta irritada o enrojecida persistentemente, y también si se presentan escamaciones cutáneas.


Tags: Piel , Epidermis , Cutis 
Otros artículos que le pueden interesar:

¿Le ha gustado este artículo? ¡Compártalo!:

Comparte este Artículo en Facebook   Añadir a Google Bookmarks   Comparte este Artículo en Twitter

Categorías Relacionadas
Ultrasonidos
Ultrasonidos, ultrasonido
Cuidado del cuerpo
Cuidado del cuerpo